Te acuerdas de algo?

17634652_10209791647722681_3989905662247171210_n

04 mayo 2017

No te levantas de la silla si no te apoyas en las mágicas manos que nos engancharon al cuerpo en una feliz decisión del creador. Ponerse los calcetines es como lo de subirte a la cuerda cuando tenías siete años. Los altillos de los armarios, ay, dichoso invento, que inalcanzables son, aunque estoy convencido que los hacen para que necesitemos de los hijos para usar lo que allí nos empeñamos en guardar. Y no hablemos de las cosas de la memoria pues ya me tengo que acostumbrar a comprar seis o siete gafas para leer, pues las pierdo sin saber donde buscarlas, ya – Ayer, por ejemplo, encontré unas que perdí en Navidad en el último cajón del congelador.

“Pero, Enrique ¿qué me quieres decir?” – Dice una voz interior, intangible, inexistente y cruel – No he sabido responderle … no me acordaba de qué estábamos hablando.

Hay cosas que sabes como empiezan pero no sabes nunca como quieres que acaben … nunca me acuerdo … y hasta me gusta, y es, extrañamente, aún más emocionante, así.

Fotografía de Eugène Atget

 



Anuncios

Acerca de etarrago

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s