El secreto de una buena vejez

17795769_10209820502004020_8467744087727987826_n_thumb[1]

05 mayo 2017

Un día cualquiera, (hoy, por ejemplo), no es para pararse a pensar en lo que seguro será un imposible; ni tampoco lo es para dedicarse a contar estrellas; tampoco debiera ser un día en el que la contemplación del ombligo propio fuera un deporte victimista y autocomplaciente ante la ausencia de foro donde contarlo; un domingo es como una rosa en el bucarito de tu amada o la tostada de un desayuno decente … los domingos son esos extraños días en que mientras unos sufren la presencia de todos sus niños, otros las disfrutan; es ese día que, como cualquier otro, ser feliz no debe ser solo un deseo utópico, es ese día, como cualquier otro, que con sólo poderlo disfrutar ya debiera ser lo que es.

Por si todo lo que no he dicho no ha quedado claro, diré eso que decía el Gran Gabo: “El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad“.”

 

 



Anuncios

Acerca de etarrago

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s