La estupidez humana no tiene límites


18300832_10210110281208319_5263099099008062378_n

23 mayo 2017

Cuando alguien de la pareja le es infiel al otro, no solo se rompe ese compañerismo, transparencia, y camaradería, pasa mucho más, se rompe también todo lo que tiene que ver con su propia estima, con los valores, y millones de cosas intrínsecas de uno, que de un momento para el otro se convierten en nada. No somos nada. Y nos sentimos completamente vacíos y decepcionados en una manera existencial. No podemos volver atrás, porque de hacerlo, volveríamos a hacer lo mismo, nos sentimos avergonzados y con grandes deseos de aparecer en un lugar distinto y en una era distinta, para no ser reconocidos ni por nosotros mismos. Un amigo mío, muy infiel él, decía que… “Solo es infiel el que pillan in fraganti”, pero si ahondas en esa decrepitud moral, resulta que la peor vergüenza que siente el ser humano que profesa tal praxis, no es el ser infiel, no, lo peor es que se sepa que lo es.

Una prueba más de que la estupidez humana no tiene límites.

Fotografía de Henri Cartier-Bresson



Anuncios

Acerca de etarrago y etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s