A las diez y cuarto.. | Usos y costumbres


A las diez y cuarto..

Las empleadas que hacían los turno en la caseta del parque, veían siempre entrar a las diez y cuarto, a un señor vestido formalmente, con un portafolio, que se internaba en el parque con un cigarrillo prendido por la senda derecha. Una hora después aproximadamente, lo veían retirarse. Parecía un hombre que quería hacer algo de ejercicio antes de comenzar a trabajar.

Una mujer siempre entraba vestida con un equipo deportivo, el pelo recogido en una colita, y su andar era el de alguien que quiere mantenerse esbelta, trotando en el parque.  Siempre tomaba el lado izquierdo de la senda.

Eran figuras conocidas de los vigilantes, tanto que el hombre siempre  saludaba con un fuerte

– Buenos días y la mujer dejaba su bicicleta, estacionada con cadena y candado, y saludaba agitando la mano.

Los árboles linderos eran los que verdaderamente sabían del secreto. Hay situaciones que parecen ser casualidades, y son actos programados, pensados, estudiados.

Fue una mañana fría de julio, cuando  el hombre como siempre tomó su camino, y se perdió en la bruma su sobretodo oscuro y su bufanda. Al poco rato salió, y se dirigió a la caseta, previa mirada hacia donde se colocaban las bicicletas.

– No vieron por casualidad entrar a una mujer…y el  hombre se detuvo y se quedó mirando, interrogando.

– Hoy entraron varias señoras con el profesor de gimnasia..y..

– No la señora que viene en la bicicleta roja, la que la estaciona aquí…

– Lo que sucede, es que hoy fuimos hasta la Dirección y no estuvimos todo el tiempo acá.

– El hombre dio las gracias, y volvió a entrar al parque por el lado derecho.

Las empleadas se miraron, y comenzaron a cuchichear entre ellas, y se sonreían con picardía..

Fue cuando vieron a un hombre mayor, que se dirigió a la caseta, y  sin que mediara nada más que sus palabras les preguntó.

– Vieron a una mujer rubia con el pelo recogido, que viste un equipo deportivo? Y muchas veces viene en bicicleta?

La mayor de las empleadas, por la rendija de la ventanilla le expresó.

– No señor, no hemos visto a nadie así hoy, y como usted puede ver, no hay ninguna bicicleta.

– La han visto otras veces verdad ?

– Señor aquí en el parque entran muchas personas como la que usted describe, la mayoría se recoge el pelo.

– El hombre con evidente fastidio, preguntó nuevamente.

– Y a un hombre con traje y portafolio lo han visto ?

Y casi al mismo tiempo, las dos dijeron .

– Hombres con portafolios vemos muchos…-  Pasan por la vereda,  pero no entran al parque..por aquí está la casa de Gobierno..el Pre Universitario..

– Lo sé manifestó, manga de inútiles.

Una de las empleadas, con toda saña le preguntó.

– Pasa algo, tiene algún problema..Busca usted a su hija ?

Fue lo suficiente para que el hombre se alejara y vieron su auto partir por donde transitan los señores de sobretodo y portafolio.

Cuando reapareció el señor del buenos días, que ahora tenía la mirada más perdida que habitualmente.

Le dijeron.

– Mejor salga por la otra entrada porque….

– Porqué…preguntó el desorientado hombre.

– Anda un señor furioso, buscando a su hija, parece que es una rubia que se recoge el  pelo, y algunas veces viene en una bicicleta roja, y… .

El hombre más confundido que nunca expresó

– Gracias,…. pero igual voy a salir por la entrada principal, porque… y ahí quedó la explicación para pena de las curiosas y entrometidas vigilantes.

Lo vieron alejarse por última vez por el camino, franqueado por las palmeras Pindó y parecía una sombra que se alejaba, en la bruma de julio..

Las empleadas, los jardineros, las personas que hacen habitualmente gimnasia, los que corren,   todos los que sienten la soledad apretada que los rodea y conversan con las plantas, no vieron más a una rubia espectacular, ni a un señor con portafolio, ni a un alterado  hombre mayor que buscaba algo perdido

 

Lástima.  Los extrañan, las magnolias, las avenidas de cipreses, los olmos, las palmeras, los bancos, el puente de piedra, el cañaveral, los peces de colores, los pájaros, las chicharras, y diría más  todos los amantes que han mentido y se citan bajo algún árbol protector, a acariciarse, en esos eternos, dulces abrazos, dependiendo de la hora, sin importar las lloviznas del otoño, el frío del invierno, con cielos grises o azulados, según  la estación, bajo la mirada atenta del ángel protector.

.

Origen: A las diez y cuarto.. | Usos y costumbres

 .


Acerca de etarrago - etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a A las diez y cuarto.. | Usos y costumbres

  1. griselda corni fino dijo:

    Que suspense parecia un thriller y solo era amor

    Le gusta a 1 persona

    • etarrago y etfreixes dijo:

      Solo era amor. Stella es una gran, bella y veterana escritora uruguaya, amiga Griselda. Sus textos son extraordinarios, aún y siendo amateur.
      Feliz viernes

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.