María y el maldito Alzheimer


21 septiembre 2018

Vaya, creí que se me olvidaba … como le pasó con casi todo a Ella en sus últimos años, pero no, hoy sigue ahí, en nuestro recuerdo

Eso es, 600 metros, que son 24 veces 25, en una hora, luego son 2,5 minutos por cada largo de 25 metros y si doy sesenta brazadas por cada largo, resulta a 2,5 segundos por brazada.

Esa es mi obsesión, siempre, desde que nací, hacer números con todo lo que tengo delante, que si es divisible por tres sumando todas las cifras de un número de matrícula de un coche y hasta como multiplicar por dos cifras, es decir, me sé hasta la tabla del 13.

Hoy en día el Nintendo, el iPad y muchas otras variedades informáticas hacen que ese gran enemigo retrase su fiesta. Todo eso lo llevo/llevamos haciendo desde que un día, hace ya muchos años, María, mi querida María, me dijo: ¿Y tú quien eres?

Mucho se habla de la lucha contra el mal del Alzheimer, pero no hay ninguna o pocas soluciones para el que la padece, el mal es cruel y mucho, entierra en vida a quien lo sufre pero también, o mucho mas, a los que los rodean. Sentirte tan cerca y tan lejos de quien has querido a morir, provoca en quien lo tiene al lado y lo vive, una tristeza, un dolor y hasta una enorme soledad que no es valorable desde la distancia, ellos se nos van o se nos han ido ya, pero los que tienen que sufrirlos sufren tanto o más que ellos, aquellos con su vehemencia y estos con el dolor de verlos así. Cuidado con ellos, mimadlos, se lo merecen todo, unos y otros, hoy es su día, pero su sufrimiento es “per sempre”, todos los días.

Siempre que me acuerdo de ella, se me van las emociones al lugar que ella merece. Cada año desde el 2000, que nos dejó, le dedico esta canción en este día, lo cual, siempre, siempre, me hace llorar en su recuerdo …

Adiós María.



Acerca de etarrago - etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a María y el maldito Alzheimer

  1. “Siempre que me acuerdo de ella, se me van las emociones al lugar que ella merece” … Qué emotivo y bonito, Enrique!
    Y qué alegría ver que ya estás de vuelta. Un gran abrazo

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Hasta luego, volveré, no sé cuando, pero será en cualquier vida | Esas pequeñas cosas

  3. Pingback: Hasta luego, volveré, no sé cuando, pero será en cualquier vida … pero asomándome | Esas pequeñas cosas

  4. Pingback: Hasta luego, volveré, no sé cuando, pero será en cualquier vida … pero asomándome | Esas pequeñas cosas

  5. Pingback: Hasta luego, volveré, no sé cuando, será en cualquier vida … pero asomándome por el hueco de la cerradura | Esas pequeñas cosas

  6. Pingback: Hasta luego, volveré, no sé cuando, será en cualquier vida … | Esas pequeñas cosas

  7. Pingback: Hasta luego, volveré: “La única verdad es la realidad”(*) | Esas pequeñas cosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.