El espacio que queda entre el cielo y la nada


29249606_10212601594049583_7450642169674596352_n

Fotografía de Robert Doisneau – Nantes – 1958

17 octubre 2018

– El espacio que queda entre el cielo y la profundidad de la simbólica mina donde discurre la vida de algunos que no conocen otra cosa, es verdaderamente inmenso.

– Unos viven de PM y otros no. Fácil disección de los grupos de convivencia humana. ¿No hay otra cosa? Eso es maniqueísmo, diría algún amigo de esos que visten con ropa echa una mierda pero que vale un huevo, habitualmente de color negro, sesentones de buen ver, y que salen con las amigas de las hijas de los amigos. Son, la mayoría, “oficinatas en la retaguardia”.

– ¿Como?

– Si, si, son divorciados, separados y todo eso, pero esos saben del cambio productivo, de familias desestructuradas y del Perito Moreno, lo cual, nosotros, (los de Misa diaria, los del trabajo a casa, los amantes de la Pasión y de la Pedroche, claro,) no, nosotros no tenemos NPI de todo eso.

N: De mis viejas notas en RS

 

Acerca de etarrago - etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El espacio que queda entre el cielo y la nada

  1. Pingback: Hasta luego, volveré, no sé cuando, pero será en cualquier vida | Esas pequeñas cosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.