Golfeó todo lo que quiso y la amó, a la vez que a otras, pero …


28700910_10212505040115795_4287285295560521038_o

Fotografía de Pierre Boucher

29 octubre 2018

Pensando en algo que no acabé de entender muy bien aunque lo oiga repetidamente en otras partes menos virginales …

Golfeó todo lo que quiso y la amó, a la vez que a otras, pero … “a ella la he querido más que a nadie” – se atrevía a contarnos con total impunidad, nuestro querido Loren, el rey de los ingenieros amantes de las obras con destino la carretera. Su amante y querida esposa aguantó lo indecible … y sigue haciéndolo … “él está muy arrepentido, Eurico” – me cuenta ella.

Loren, ese pragmático ejecutivo de lo inmaterial – (Loren es artista … pinta, escribe y también baila, golfea y copea como nadie) – nos quiere convencer de que la vida en pareja funciona si la mujer saber tener una larga correa para el hombre; que a él se lo enseñó su padre y que su madre, más santa que ninguna, supo perdonar a su padre todas sus aventuras. Concluye Loren, mientras le regala una inspección ocular a las redondeces de la niña del percebero, que hoy ha venido con ropa de calle, que lo del matrimonio bien llevado es como lo de la confesión católica, “golfeas todo lo que te da la gana, pero luego te confiesas, dices que te arrepientes, y tu moral y tu relación, como tu moral, queda salvada … y ay de la mujer que no sepa entenderlo, Eurico”.
.
Loren se fue y yo, pensando en él, me acordé de aquella gran frase de Juan Benet: “Vivir satisfecho de uno mismo ha de ser muy aburrido, por eso no hay mejor cosa que meterse en aventuras”

N: De mis viejas notas en RS

 

Acerca de etarrago - etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Golfeó todo lo que quiso y la amó, a la vez que a otras, pero …

  1. Pingback: Hasta luego, volveré, no sé cuando, será en cualquier vida … pero asomándome por el hueco de la cerradura | Esas pequeñas cosas

  2. Pingback: Hasta luego, volveré: “La única verdad es la realidad”(*) | Esas pequeñas cosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.