EMERGENCIA SANITARIA: Los científicos descubren cómo las vacunas pueden causar trombos


(FILES) In this file photo taken on March 23, 2021 A health worker prepares a dose of the AstraZeneca/Oxford vaccine at a coronavirus vaccination centre at the Fazl Mosque in southwest London, on the first anniversary of the first national Covid-19 lockdown. - AstraZeneca said on April 7, 2021, that two studies conducted by British and European regulators

Una enfermera prepara una dosis de la vacuna de AstraZeneca en Londres – DANIEL LEAL-OLIVAS / AFP

02 mayo 2021

-Nuevos e interesantes estudios sobre los coágulos que producen algunas vacunas anti COVID-19, hacen creer que el problema pueda ser descubierto a tiempo de ser tratado sin consecuencias graves para el paciente.

-Dejo aquí un artículo al respecto al que no parece habérsele dado mucha publicidad:


Los científicos descubren cómo las vacunas pueden causar trombos

EMERGENCIA SANITARIA

El avance puede facilitar la detección precoz de las personas afectadas

Los científicos descubren cómo las vacunas pueden causar trombos

JOSEP CORBELLA

BARCELONA

15/04/2021 06:00 Actualizado a 15/04/2021 10:49

La clave está en una pequeña proteína llamada factor plaquetario 4 (FP4).

En los muy raros casos en que el sistema inmunitario genera anticuerpos contra esta proteína, se produce un fenómeno de trombosis acompañado de un paradójico descenso del número de plaquetas en la sangre -los componentes de la sangre que forman coágulos-.

Es precisamente lo que ha ocurrido en 16 personas que han recibido la vacuna de AstraZeneca en Alemania, Austria y Noruega, según dos investigaciones presentadas el 9 de abril en The New England Journal of Medicine . No se ha determinado aún si es lo mismo que ha ocurrido en seis personas que han sufrido trombosis en EE.UU. tras recibir la vacuna de Johnson & Johnson, que está basada en la misma tecnología que la de AstraZeneca.

Las cefaleas y otros síntomas que puedan aparecer en las primeras 48 horas no son motivo de alarma

Los autores de ambas investigaciones destacan que se los anticuerpos contra el FP4 se pueden detectar con un test diagnóstico que en Europa está al alcance de todos los grandes hospitales. Este test se utiliza habitualmente para detectar un trastorno similar desencadenado por la heparina -un fármaco anticoagulante- en que también se generan anticuerpos contra la FP4 y también se producen trombosis con déficit de plaquetas.

Si los anticuerpos contra la FP4 se detectan a tiempo, un tratamiento adecuado puede disolver los trombos y resolver el problema sin secuelas. Los autores de ambas investigaciones proponen administrar inmunoglobulinas por vía intravenosa, una terapia que ha mostrado eficacia ante la trombosis desencadenada por heparina. Pero si el problema no se diagnostica correctamente, puede llegar a ser mortal.

Algunas personas desarrollan anticuerpos contra una proteína involucrada en la coagulación de la sangre

Entre los 11 pacientes de Alemania y Austria descritos en uno de los estudios, nueve eran mujeres y la media de edad era de 36 años. Empezaron a sufrir síntomas entre 5 y 13 días después de recibir la vacuna, lo que concuerda con la hipótesis de que el trastorno se debe a la acción de anticuerpos, ya que deben transcurrir varios días entre la vacunación y el desarrollo de los anticuerpos. Esta observación confirma que las cefaleas y otros síntomas que se puedan tener en las primeras 48 horas después de la vacunación no son motivo de alarma.

En nueve de estos once pacientes se detectó trombosis de senos venosos cerebrales. Pero varios de ellos tenían también afectados vasos sanguíneos en otras partes del cuerpo. Tres tuvieron embolias pulmonares; tres, trombosis en venas del abdomen; cuatro, otras trombosis; y cinco, coagulación intravascular diseminada. Seis murieron. Pese a la diversidad de órganos afectados, todos tenían en común la presencia de anticuerpos contra la proteína FP4 y déficit de plaquetas en la sangre.

No se sabe todavía por qué mecanismo la vacuna puede llevar al sistema inmunitario a producir anticuerpos contra la proteína FP4

Las cinco personas del estudio noruego -cuatro mujeres y un hombre de entre 32 y 54 años- presentaron también una gran diversidad de síntomas y de vasos sanguíneos afectados. Una refirió dolor abdominal, otra dolor de espalda, otra mareos, otra fiebre, cuatro de ellas dolor de cabeza… Tres murieron. De nuevo, los factores comunes fueron la presencia de anticuerpos contra la FP4, la formación de trombos y el déficit de plaquetas.

“Al ofrecer un vínculo entre las trombosis y el sistema inmunitario, estos resultados refuerzan la idea de que la vacunación puede haber desencadenado el síndrome”, concluyen los investigadores del hospital Universitario de Oslo (Noruega) en The New England Journal of Medicine .

Estudios anteriores han observado que los anticuerpos contra la FP4 activan las plaquetas y los monocitos (un tipo de células del sistema inmunitario). Esto, a su vez, eleva la producción de trombina, una enzima que interviene en la coagulación sanguínea. Es este exceso de trombina lo que causa los trombos.

Lo que no se sabe todavía es por qué mecanismo la vacunación puede llevar al sistema inmunitario a crear anticuerpos contra la FP4. Si fuera a causa de la proteína S del coronavirus que se genera con la vacuna, deberían aparecer anticuerpos similares con las vacunas de ARN mensajero que también producen la proteína S.

Al no haberse observado estos anticuerpos con las vacunas de Pfizer ni de Moderna, la hipótesis principal apunta a algún componente del adenovirus de la vacuna de AstraZeneca -y tal vez también de la de Johnson Johnson-. Pero este componente no se ha identificado. Y, si el origen del problema está en el adenovirus, faltará explicar por qué las trombosis solo afectan a alrededor de una de cada 100.000 personas que reciben la vacuna.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/ciencia/20210415/6779868/cientificos-descubren-como-vacunas-causar-trombos.html


http://es.gravatar.com/etfreixes

Acerca de etarrago - etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .