Prostituta


«Sobre mis hombros han llorado los jueces a quienes no les importó robar los sueños que me atreví soñar cuando intenté salir de esta mierda para no cargar sus cruces».

Vecca Preetz

He sobrevivido a todos los apodos de la sociedad.

He sido llamada puta, prostituta y bastarda. Ultrajada y golpeada.

Me han echado de lugares elegantes donde tienen libre acceso los que se alimentan de mi cuerpo. A ellos los aceptan sin problemas, con sus esposas adornadas y sus esposos influyentes. Políticos, empresarios, curas, abogados y la lista de clientes sigue.

Todos de nombre y de renombre. Los sin nombre conocido, también.

Me impiden entrar donde festejan la hipocresía a pesar de tenerme en sus agendas a cualquier precio. Con tinta invisible me otorgan el escondite perfecto.

Tampoco puedo entrar a la iglesia, aunque el cura niegue que vino a pedirme los placeres de la tierra.

Cuanta falsedad vestida de pudor reseco. Mala memoria de muchos es buena memoria en nosotras. Nos llaman prostitutas y aun me quedan dudas de cómo deben llamarse ellos. Somos la cara oscura…

Ver la entrada original 257 palabras más

Acerca de etarrago - etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.