El sueño, la conciencia, la muerte …y la esperanza


ihb-1064104_0x420

Fotografía de Ferdinando Scianna – Soledad

16 noviembre 2018

– Cada noche, varias veces, lucho contra no sé qué invisible cuerpo maligno que me persigue alocada y cruelmente, con arma letal en mano.

– Salto por los forjados de las obras en construcción, (siempre las mismas obras), huyendo del maligno bicho de forma salvaje, como si fuera yo un crío de veinte años.

– Una, dos y hasta tres veces huyo de él, pero justo cuando el horrible y maldito bicho, va a escribir mi final, un fuerte dolor en la zona prostática y en la muy maltratada vejiga, me salvan del sueño letal.

– Sudando, ojos de plato, pies en suelo y total oscuridad, voy a mi zona de recreo nocturno y relajo mi vejiga y mis tormentos.

– Pero esos tormentos se repiten cada noche a las dos, a las cinco y a las siete, tres malos sueños que consigo superar cada noche, con vida … de momento.

– Cuando lo cuento a mi gente más cercana descubro que ha sido una mala idea hacerlo: “El médico me mira con cara de hipocondríaco recalcitrante”; mi niña me dice que lo que estoy es muerto de miedo de que ese presagio se convierta en realidad”; y lo peor es que “mi amigo el cura-párroco de mis entretelas me dice que esos sueños corresponden a un acto impuro que algún día cometí y del que nunca me confesé … – es tu conciencia, Enrique, que no te perdona – me dice el servidor de Dios”.

– Finalmente, tras un buen rato de asiento en mi banco de sentarse frente al mar, llego a una conclusión que Aristóteles tenía razón cuando dijo aquello de …”La esperanza es el sueño del hombre despierto”

– Mejor despierto así puedo conversar, embaucar y flirtear, con la Esperanza.

..


 
 
 

Acerca de etarrago - etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El sueño, la conciencia, la muerte …y la esperanza

  1. Pingback: Hasta luego, volveré: “La única verdad es la realidad”(*) | Esas pequeñas cosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.